Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19 noviembre 2009

¿SAS Rosario?

Veo que hay reuniones “SAS” en España, y acá no nos quisimos quedar atrás.

Acá pueden vernos a Nightwalker y a mí en la ciudad de Rosario.

La excusa fueron las historietas, así que no jugamos rol. Y hablamos bastante poco. De hecho casi ni nos acordamos de SAS. Ok, hace mucho que no escribo acá y era la excusa perfecta. Chau.

Anuncios

Read Full Post »


Tirar los dados no es tan sencillo como parece, pero estar consciente de todas las cosas que pasan cada vez que ruedan poliedros en la mesa puede ahorrarnos un montón de problemas. A continuación va un análisis detallado, que vale para cualquier juego de rol que use un elemento de azar en su resolución.

(Modificado ligeramente a partir de de la traducción al español de La sombra del ayer de Clinton R. Nixon.)

Cada vez que tu personaje realiza una acción, hay cuatro pasos en su resolución: intención, iniciación, ejecución y efecto. Funciona de esta manera:

Intención

El jugador anuncia la acción que quiere que el personaje realiza. En este punto, aún no ha sucedido nada. La intención y sus consecuencias pueden ser discutidas entre el DJ y los jugadores e incluso cambiarse. La apuesta debe definirse para la prueba: ¿qué se puede perder o ganar?
Iniciación
El jugador compromete a su personaje con una acción y no se pueden hacer más cambios. Se hace la tirada.
Ejecución
El personaje completa su acción. Se determina el nivel de éxito o fracaso.
Efecto
Los jugadores y el DJ deciden cual es el efecto de la acción, ya sea que haya tenido éxito o que no lo haya tenido.

Ahora, este proceso parece demasiado complicado para una sencilla tirada. Normalmente, todo esto sucede sin pensárselo demasiado, rápidamente. Un jugador dice, “mi personaje va a hacer esto”, tira los dados y todos miran lo que el personaje hace y se decide que es lo que sucedió.

La razón por la cual llamo la atención sobre estos cuatro pasos es porque si nunca piensas en ellos esto puede causar tensión entre los jugadores y el Guía de juego. Imagina si José, un jugador, dice, “Juan, mi personaje, golpea al clérigo en el pecho con su espada”. Si seguimos los cuatro pasos, te darás cuenta de que esto no ha pasado en el juego, sino que José está expresando su intención. (La forma de hacerlo es técnicamente incorrecta, ya que se dijo como si ya hubiese sucedido y sólo era la intención. Sin embargo, esta es una forma común de expresar las intenciones en los juegos de rol.)

Siguiendo con el ejemplo, ¿qué pasaría si el DJ estuviese confundiendo los cuatro pasos? Si el DJ piensa que lo dicho es parte de la iniciación, por ejemplo, cuando diga “el clérigo toma su maza negra” puede que José quiera repensar su acción. Sin embargo, como es parte de la iniciación, José ya no puede cambiar su acción y puede molestarse con el DJ por no aclarar que el clérigo tiene un mazo.

¿Y qué pasaría si el grupo confunde lo que implica el efecto? Si la tirada de José fuese exitosa, un grupo confundido podría pensar que la intención de José sucede al pie de la letra. Esto no siempre pasa así: el resultado de la tirada y la disposición de los jugadores puede determinar un efecto distinto.

Lo importante es esto: tomate el tiempo necesario para asegurarte de que todos están de acuerdo en lo que puede pasar cuando un personaje intenta una acción. Los primeros juegos pueden ser un poco más lentos porque los pasos se delimitan rígidamente, pero la velocidad volverá a la normalidad cuando todos se acostumbren a usarlos.

Read Full Post »